Sin terminar en todas las portadas de vídeos XXX

Es inevitable, cuando nos planteamos el tema de grabarnos jugando con nuestra pareja, empiezan a llegar a nuestra mente recuerdos de aquella chica que se grabó masturbándose para su novio y terminó en todas las webs XXX, del vídeo de Kim Kardashian con su ex; o del de Paris Hilton que tan famoso fue hace unos años.

 

 

Pero todas esas cosas dan igual, porque nosotrxs a lo que venimos es a tranquilizarte. Empecemos con algo muy importante: estos ejemplos en los que piensa todo el mundo son casos aislados. Y seguimos con una afirmación que busca tranquilizarte aún más: grabarse haciendo el amor es un recurso muy eficaz para reavivar mucho el fuego de una relación. Un recurso tan común que hasta en Hollywood le han dedicado un par de pelis.

Ahora vayamos al tema que nos ocupa, estamos aquí para darte unos tips que te permitirán disfrutar del morbo de grabarse jugando sin preocuparse por nada: ni apariciones por todo internet, ni llantitas que no queremos ver, ni nada de nada.

 

 

Quemar después de leer

En este caso, quemar después de ver. Si tienen miedo de que el vídeo pueda terminar en internet, esto es fundamental: grábense, disfruten del morbo de la situación, mírenlo, excítense, vuelvan a jugar. Y bórrenlo. Es la mejor manera de asegurarse de que ese vídeo no termine navegando por internet. Además, los recuerdos también son excitantes, ¿no? Podran recordar todo lo que hicieron en la grabación ¡e incluso repetirlo!

Si confían en que el vídeo va a estar resguardado, os recomendamos que lo guarden, nunca se sabe cuándo se les pueda antojar verlo. Eso sí, guárdenlo en una carpeta, dentro de otra carpeta, dentro de otra carpeta de la computadora con el nombre menos apetecible que se os ocurra, tipo “Física cuántica II”. En el celular mejor no.

 

[lead-capture]

Crear la atmósfera adecuada

Empiecen con el ambiente. Es un vídeo, así que la atmósfera ha de ser perfecta: todo ordenado, lencería sexy, velas de masaje que les ayuden a empezar a jugar...

Lo que haga falta para sentirse a gusto y pasar al siguiente punto...

 

 

Sed malxs

El morbo de hacer algo fuera de lo habitual puede ser de lo más inspirador. Y el morbo de saber que estén grabando todo lo que hacen puede provocarles ganas de probar cosas que nunca antes se habían planteado. ¿Por qué no prueban suerte con el BDSM? Azotes, pellizcos, mordiscos, bondage...

Mmmmm... BDSM... ¿Te interesa? ¡Pues échale un vistazo a nuestro artículo sobre cómo iniciarte en esta práctica 😉

 

 

Usen el ángulo más apropiado

Se han grabado y estuvieron fabulosxs. Se han sentido supersexys durante todo el acto, porque lo son. Pero, cuando le dan al play, descubren que, durante toda la partida, el jarrón de la mesa tapaba media pantalla; o que la luz de la lámpara sacaba a relucir todos y cada uno de sus defectos (por poquísimos que sean).

La solución es sencilla. Coloquen la cámara en un sitio que esté a su altura y a una distancia de al menos un metro y medio. ¿El mejor ángulo? Lateral, les permitirá verlo todo, sin que su trasero tape tu cara, o tus piernas tapen a tu compi. 

 

Empiecen por planos cortos

Si es su primera sesión de cinematografía casera, les recomendamos que se centren en grabar zonas muy específicas en lugar de todo el cuerpo, ya que puede ser un poco shock al principio.

Empiecen grabando sus caras, vuestro busto, vean sus reacciones, cómo gimen, cómo se acelera la respiración... Y después, cámara en mano, bajen a la zona de los genitales y graben de cerca mientras juegan, vean cómo entra y cómo sale el pene, el vibrador o los dedos. Graben los pechos y observen de cerca cómo reaccionan a la estimulación. Céntrense en los detalles, les harán enloquecer.

 

Despreocúpense

Es crucial que estén tranquilxs. Que tengan confianza mutua y que hagan todo esto por un solo motivo: el de divertirse y romper con la rutina. Si todo sale bien, ¡en algún momento de la partida habrán olvidado hasta que hay una cámara!

No lo olviden: el sexo siempre ha de ser divertido.

 

...

 

¿Alguna vez te has grabado jugando con tu pareja? ¿Nunca lo has hecho pero este post te ha despertado la curiosidad? ¡Atrévete a ser una estrella de la gran pantalla!