El clítoris es al cuerpo humano lo que la rueda a los inventos. Es incomparable. ¡No hay un órgano con más terminaciones nerviosas! Apenas ocupa espacio (visible) y es el responsable de generar el máximo placer por centímetro cuadrado. Pequeño pero matón (¡nunca mejor dicho!) 😉 

Pues imagínate encontrarlo, tocarlo, disfrutarlo... 🤤

El clítoris es un prodigio de la tecnología biológica al servicio del placer.

¡Hay mucho por descubrir! Sigue leyendo y conoce mejor a nuestro pequeño gran amigo… 

Un nombre que viene de lejos

Su bonito nombre viene del griego kleitorís (κλειτορίς).

 

Platanomelón educa y divierte 🤓

La teoría más aceptada es que se bautizó así por “kleitýs” (colina), por ser como una pequeña montaña; pero hay quienes defienden otro origen: “kleis” (llave).

Esta última versión (real… o no) es mucho más interesante. El clítoris se llamaría así por ser la llave del placer. ¡Placer con acceso ilimitado! Solo hace falta ponerse y descubrir todo lo que nos ofrece. ¿Estás listx?

El órgano más invisibilizado

Aunque sea tan antiguo como la humanidad, el “nacimiento” oficial del clítoris se produjo en 1559. El anatomista italiano Mateo Realdo Colombo lo diseccionó, y un colega de apellido Falopio (sí, el de las trompas) le quiso robar el descubrimiento años más tarde.

+ ¡Eh! ¡Eso lo he descubierto yo!
- ¡No, yo! ¡Que no!
+ ¡Que lo encontré yo primerooo! 

La verdad es que hubiera dado lo mismo que otra persona se apropiase del descubrimiento del clítoris y que el nombre hubiese sido “falopio”, “colombo” o “botón rosa”. Ningún investigador (sí, en masculino) le encontraba utilidad al pequeño montículo, ni entonces ni en los siglos posteriores. Quizás es porque al no tener uno, no tenían forma de experimentar y disfrutar todo lo que el clítoris tiene para ofrecer. Porque estamos segurxs de que, en este caso, un ejercicio práctico prueba más que mil teorías.

Intentaban relacionarlo con funciones reproductivas; pero como estimular el clítoris no conseguía embarazos y el placer femenino estaba mal visto, se dejó de investigar. ¿Por qué buscar más información si incluso la masturbación estaba prohibida?

Por suerte, aunque queda mucho por lograr, esa ya no es nuestra realidad 💖

¿Cuánto tiempo fue invisible? ¡Hasta los años 50, bien entrado el siglo XX! Y no se consideró “el centro del placer” hasta 1976, año en el que se publicó el Informe Hite. Por fin alguien se molestó en preguntar directamente a las personas con clítoris, porque (estarás de acuerdo con nosotrxs) ¡había mucho que decir sobre el tema!

 

Pero… ¿qué es el clítoris?

Es el único órgano de las personas con vulva que sirve única y exclusivamente para el placer.

El glande es la parte pequeña que sobresale y que está recubierta por un pequeño pliegue de piel protectora, llamado prepucio.

Y es lo que estimulamos (externamente) cuando nos masturbamos 😜

Lo que se ve a simple vista es solo el botón de encendido de un complejísimo sistema nervioso… ¡Es mucho más grande de lo que podríamos imaginar! En realidad, “la llave” a la felicidad abraza la vagina y la uretra y puede medir entre 11 y 13 centímetros.

La parte no visible sería el cuerpo del clítoris. Este se alarga y divide entre el pilar del clítoris, los cuerpos pareados y los bulbos vestibulares (como si fuera un precioso minipórtico de una catedral diseñada por Gaudí).

"Soy el clítoris. Encantado."

Como te decíamos: ¡es grande y llega muy lejos! Los bulbos se extienden por detrás de los labios de la vulva, pasando por la uretra y la vagina, y llegan también hacia el recto.

Así de grande es el reino del clítoris


Cómo funciona

Cuando llega la excitación, una de las consecuencias de esta es que hay un bombeo de sangre que literalmente hincha todo el tejido del clítoris, es decir, tiene una erección. De modo que el clítoris (sí, también su parte interna) aumenta de tamaño y está listo para una sesión de placer.


Mitos y verdades sobre el clítoris

Orgasmos V o C

Dependiendo de tu edad, lo habrás leído en más de una revista “para jóvenes”.

Hasta hace pocos años se hablaba de tener un orgasmo “vaginal” o “clitoriano”. De hecho, los orgasmos obtenidos solo con la estimulación del clítoris se veían como “de segunda fila”. Hasta Freud relacionaba, sin ningún sentido, ser una mujer “madura” con los orgasmos vaginales. El pobre al final de su vida reconoció que no tenía ni idea, pero esa es otra historia...

Freud, se te hizo bola. 

El clítoris se veía como un botoncito de encendido para los mal llamados “preliminares” (¡en los que nosotrxs no creemos!). Hoy en día sabemos que, según los últimos estudios, el 76% de las personas con vulva necesitan de una estimulación más o menos directa del clítoris para llegar al orgasmo. Todo va cobrando sentido, ¿verdad? ¿A que no es lo que pensábamos?

Cada cuerpo es un mundo. En realidad sabemos que, a pesar de que la sensibilidad de la vagina está en su entrada y primer tercio, se puede sentir placer durante la penetración debido a que el clítoris “abraza” la vagina. Sí, estás leyendo bien, estimulando la vagina lo que hacemos es estimular la parte interna del clítoris. El mito del orgasmo vaginal o clitoriano cae por su propio peso, ¿verdad? ¡El clítoris es el encargado de producir placer!

Y por eso lo amamos con todo nuestro corazón 😜

Así que, no hay orgasmos “de clítoris” o “de vagina”, solo hay orgasmos que se pueden producir de muchas formas. El origen del orgasmo está en el cerebro y la zona erógena por excelencia es la piel, así que, incluso sin un pequeño roce, solo con tu imaginación puedes llegar a tener un orgasmo (pero ese es un tema distinto que trataremos en otra ocasión). Más que interesante, ¿verdad?

Lo importante: el juego sexual es divertido en sí mismo. El orgasmo es una parte, no el objetivo. ¡Fuera presiones y a disfrutar! 

¿El tamaño importa?

El glande y el capuchón del clítoris son completamente diferentes dependiendo de la persona. TODOS los clítoris son distintos. La media de tamaño sería un centímetro, pero pueden ser algo más grandes o bastante más pequeños.

Y aunque sean diferentes, todxs son ideales 😍

Y hablando sobre mitos: el tamaño no influye en absoluto para disfrutar más o menos del sexo o para que nos guste esto o aquello... El clítoris, en definitiva, es como es.

¡Su forma no afecta en absoluto al placer! 

Erección

El clítoris se pone erecto llenándose de sangre cuando se excita, igual que el pene. Aunque hay una gran diferencia: el clítoris tiene 8.000 terminaciones nerviosas y el pene unas 4.000.

En cuanto a sensibilidad, el clítoris gana por goleada.

Aunque esta también nos gusta, hablamos de la otra sensibilidad... 😅

¿Se erecta solo por la excitación? No necesariamente. La erección, así como la lubricación vaginal, también se producen cuando dormimos y son algo muy natural. Es más, que ocurra esto es un signo de salud y buen funcionamiento de nuestro cuerpo.  

La sensibilidad y “lo que de verdad funciona”

Al igual que cada clítoris es distinto, no existe una técnica sexual “definitiva” y válida para todo el mundo. 

Hay personas que disfrutan más del roce, a otras les gusta un toque más delicado… Incluso algunos juguetes pueden resultar apasionantes para una mayoría de personas con vulva y no gustar demasiado a otras. Como decimos siempre… cada persona es un mundo, ¡y hay que descubrirse!

El disfrute depende de cada persona y de sus gustos particulares. La mejor manera de aprender es experimentar por unx mismx con diferentes presiones, texturas, movimientos, succiones, temperaturas… y lenguas.

En pareja o en solitario,
masturbarse es necesario. 😜

¡Ah! Y no todos los clítoris están “activos” tras un orgasmo. Algunos se quedan hipersensibles, otros requieren de algunos minutos de reposo y algunos dicen “¡Vuelta a empezar!” al momento. Aunque eso es entrenable, ¡ya te contaremos el cómo en otra ocasión!

¡Todxs somos diferentes! 😉

Conclusión

Si tienes un clítoris, eres afortunadx. Dispones de todo el potencial para disfrutar de mil maneras, a solas o en compañía. Y si tu compi de juegos tiene uno… ¿a qué esperas para sacarle todo el partido?

No hay nada que se le compare, nada similar que haya evolucionado con este único objetivo. Y para alcanzar el máximo conocimiento solo hay que jugar…

... 

¿No es una maravilla? ¡A disfrutar al máximo! 😊