¿Sabías que un orgasmo quita el hipo? ¿Y que mejora con la edad? Sí, son muchas las curiosidades que los orgasmos esconden en su camino hacia las estrellas, por eso, desde Platanomelón hemos creado esta lista con 7 secretos sorprendentes sobre el orgasmo.

Para aprender, descubrir y ampliar nuestras nociones acerca del particular ‘Big Bang’ del placer sexual, ya sea a solas o en pareja. Una lista divertida, con descubrimientos recientes, que deseamos te haga sonreír y apostar por una vida sexual repleta de grandes momentos, gemidos y fantasías a partir de ahora.

 

1. El orgasmo quita el hipo

Aunque aún no está clara la causa concreta de la aparición repentina del hipo, sí sabemos un remedio. Pues, gracias a un estudio reciente, sabemos que el orgasmo lo cura. Tanto un orgasmo alcanzado en pareja como durante la masturbación. Se acabó lo de mirar fijamente un dedo, esperar un susto o intentar tomar un vaso de agua del revés... ¡A partir de ahora tener hipo será toda una declaración de intenciones! 

 

2. El orgasmo alivia el dolor de cabeza y migraña

¿Dolor de cabeza? ¡Ya no es excusa! Múltiples estudios avalan que tener relaciones sexuales puede lograr “la desaparición parcial o total” de los dolores de cabeza y migrañas. Al llegar al orgasmo, nuestro cuerpo desprende una sustancia química llamada oxitocina que relaja y facilita los estados emocionales positivos, sumándole el beneficio analgésico gracias también a la segregación de endorfinas. Como concluyó el equipo de investigación citados: “El sexo puede abortar la migraña y los ataques de cefaleas en racimos, y la actividad sexual es utilizada por algun@s pacientes como tratamiento agudo de dolor de cabeza”.

 

3. La calidad de los orgasmos mejora con la edad

No nos quejemos más, porque envejecer conlleva ventajas tan increíbles como la de experimentar una mejora considerable en la calidad y frecuencia de nuestros orgasmos. Como informa la doctora Herbenick, especialista en sexualidad, “El orgasmo se hace más fácil con la edad."

En una encuesta realizada recientemente, solo el 61% de las mujeres y personas con vagina de entre 18 y 24 años experimentaron el orgasmo en su última relación sexual, frente al 70% de mujeres entre 40 y 50 años que sí lo alcanzaron. Un factor que probablemente está relacionado con la autoconfianza, la experiencia a largo plazo y el mejor conocimiento de nuestro propio cuerpo.

 

4. Un orgasmo no siempre ocurre con estimulación genital

Los orgasmos no están necesariamente vinculados a la estimulación genital. Muchas personas pueden llegar a alcanzar un orgasmo a través de la estimulación de otras zonas erógenas de su cuerpo (como los pezones) durante una intensa actividad física o, no sé, hasta durante un viaje en autobús.

 

 

Este tipo de orgasmo (espontáneo) suele deberse a un aumento de flujo sanguíneo no directo. También influye muchísimo el estado mental y de relajación general de la persona. Así que no te cortes y deja volar tu imaginación y tu cuerpo más allá del acto sexual en sí.

 

[lead-capture]

5. El orgasmo de mujeres y personas con vagina dura 20 segundos de media

Se ha comprobado que la media de duración de un orgasmo femenino es de 20 segundos y que mientras se disfruta el cuerpo realiza aproximadamente una serie de contracciones rítmicas cada 0,08 segundos. Contracciones que podemos sentir con mayor intensidad ejercitándonos previamente con bolas chinas o los ejercicios de Kegel. 

 

6. El orgasmo puede ser más intenso al gemir y gritar

Expresarnos con suspiros y gemidos durante el sexo puede dar lugar a un orgasmo más intenso. Como bien conocen l@s especialistas en sexo tántrico, gemir y utilizar nuestras cuerdas vocales, estómago y pulmones, puede despertar y dejar fluir todavía más el placer. Así que no te cortes, ¡gime, grita y déjate llevar!

 

7. El orgasmo puede ser más fácil de lograr en ciertas posturas

Existen posturas en pareja que facilitan el orgasmo en personas con vagina. Un ejemplo es la postura del perrito, que permite una estimulación mucho más directa del punto G. Además, permite un fácil acceso al clítoris, ya sea con la mano o con un masajeador como Ivo o la bala vibradora Neo, para un placer todavía mayor. ¡Ah! También es muy complaciente para las personas con pene acariciar sus testículos durante el acto para un orgasmo aún más intenso para amb@s. Genial, ¿verdad?