El típico «arriba y abajo» está muy bien, nadie dice lo contrario. Pero, como siempre, nos gusta ampliar tu catálogo de pasos sexuales para convertirte en especialista sexual 😎

Por esto, hoy te traemos 5 maneras muy fáciles y efectivas de masajear el pene para aumentar el placer de tu pareja (o el tuyo propio). ¡No se van a aburrir, te lo aseguramos! 

Cómo dar masajes para pene

Tu pareja cuando le hagas estos masajes

 

Como en todo masaje que se precie, aquí tampoco puede faltar el ingrediente estrella 🌟: un buen lubricante a base de agua. Así que, antes de empezar, embadurna tus manos y no escatimes (más vale que sobre y no que falte). ¡Que empiece el espectáculo!

Nota: Para que puedas tomar nota de todo sin perder detalle cada paso, está ilustrado con un vídeo 🎬

 

¡A sus puestos!

A la hora de hacer masajes para el pene 🍌 es muy importante saber cómo tienen que colocarse y, así, todo irá sobre ruedas. 

Pídele a tu compañerx que se siente en el borde de la cama o del sofá y tú siéntate detrás. Colócate poniendo una pierna a cada lado de su cuerpo y pasando tus brazos por debajo de los suyos. Si estás cómodx seguro que lo harás mucho mejor. 

 

Masaje para pene nº 1

En este masaje utilizarás una parte de tus manos que tal vez aún no conoces (no te acostarás sin saber una cosa más 😜). Y los ganadores son... ¡los metacarpos! Son la zona acolchadita que se encuentra en las palmas de las manos, justo donde se juntan con los dedos. ¡Vamos allá!

1. Entrelaza los dedos dejando los pulgares rectos (mirando hacia arriba).

2. Ahora estira los dedos para juntar los metacarpos.

3. A continuación, haz elevaciones muy lentas pero intensas. 

4. Sube poco a poco y, al bajar, masajea cada lateral del tronco con tus pulgares. 

Repite este paso unas cuantas veces, no tengas prisa en acabar. Al estar detrás de tu pareja es posible que no veas bien lo que estás haciendo 🙈 pero su respiración y gemidos serán los indicadores de que lo estás haciendo de maravilla. 

 

 

Truquito profesional ⭐

Aprovecha que estás detrás de tu compi y trata de pegar tu pecho a su espalda y respirar profundamente 💨 Cuando inspires, tu pecho se enganchará a su espalda, y cuando expires, tu pareja notará cómo tu pecho se despega poco a poco. Puede parecer una tontería, pero es algo muy erótico.

Masajes para pene

Arrímate bien. Pero déjale respirar.

 

OJO: No hace falta que lo exageres y te quedes blancx. Tu pareja lo notará aunque sea un leve movimiento. Además, pueden aprovechar este ejercicio para acompasar sus respiraciones: comiencen lentamente y vayan aumentando el ritmo de forma progresiva. ¡Verán qué excitante!

 

Masaje para pene nº 2

De nuevo entran en juego los pulgares 👍 Con ellos vas a masajear el glande. Pero antes de explicarte cómo, debes tener en cuenta que esta es la zona más sensible de los genitales masculinos. Para que te hagas una idea, en el glande hay hasta 4.000 terminaciones nerviosas. Así que hazlo con mucho cariño:

1. La postura es la misma que en el masaje anterior. Sigues estando detrás de tu pareja con la diferencia de que, ahora, debes tener las palmas de las manos separadas.

2. Masajea su pene desde la base al glande, como si intentaras unir tus palmas (obviamente no del todo, porque su miembro está en el medio y el objetivo no es aplastarlo) 😇

3. Cuando llegues al glande, masajéalo con los pulgares haciendo círculos. Y vuelve a bajar.

¡Le dará mucho gustito!

 

 

Cambio de postura

Para seguir adelante con tu obra maestra, pídele a tu pareja que se acomode en el respaldo de la cama o sofá y que abra sus piernas en triángulo (hasta donde pueda y se sienta a gusto, claro). Siéntate entre sus piernas y quédense cara a cara. Aprovecha el contacto visual para hacer que se excite aún más 👀

Intenta que el ambiente erótico y sensual que han creado no se rompa cayéndose o dándose golpes sin querer. Estas cosas que pasan cuando menos te lo esperas...

 

Masaje para pene nº 3

Después de estos dos masajes tan excitantes, es posible que tus manos no estén tan embadurnadas de lubricante o aceite como al principio (y no queremos que las fricciones arruinen el placer). Así que, ponte un poco más si te hace falta.

Ahora que estás cara a cara es el momento de cederle el mando a tu mano más hábil:

1. Mantén tu mano «mala» en la base del pene y con la «buena» haz masajes de arriba abajo suavemente, pero sin tocar el glande. Esto viene enseguida.

2. A continuación, acuna sus testículos con la mano dominante y, con el pulgar haz un suave masaje pasando de un testículo a otro. ⚠ Recuerda que son muy sensibles y debes tener mucho más cuidado.

 

 

Masaje para pene nº 4

En la mayoría de los masajes los dedos son los grandes protagonistas. En este que te proponemos, tu amigo el pulgar se encargará de representar el papel principal:

1. Mantén una mano en la base del pene y, con la otra, haz círculos con la yema de tu dedo pulgar por todo el miembro.

2. Empieza por la base y extiende este movimiento por todo el tronco, sin tocar el glande aún. 

 

 

Masaje para pene nº 5

Y, ahora sí, el toque final, la cereza del pastel, el masaje para cerrar con broche de oro 💥

1. Sigue frente a tu pareja y, con tus manos lubricadas, agarra el pene de tu compañerx con la palma de la mano mirando hacia arriba y deslízala poco a poco desde la base hasta el glande.

2. Cuando llegues al glande, dale la vuelta a la mano para que sea el pulgar el que lo estimule haciendo círculos.

3. Mientras tanto, repite el movimiento con la otra mano. Estimula, desde la base hasta el glande y ve alternando las manos: 1-2,1-2. Como si estuvieras tirando de una cuerda.

 

 

...

 

¿Por qué esperar al final feliz de un masaje cuando puedes tener un masaje feliz? 😍