Dicen las malas lenguas que no hay lengua mala ūüėČ

Disfrutar de un buen cunnilingus es una de las mejores experiencias que se pueden vivir. No solo para la persona que lo recibe, sino también para la que lo disfruta practicándolo.

 

Y no admitimos discusi√≥n ūüėú

¬ŅBajamos juntxs? ūüėŹ

 

Sin clítoris no hay paraíso (o lo hay, pero no es lo mismo…)

Si ya cuentas con un cl√≠toris propio no necesitas que te expliquemos d√≥nde est√°: ya sabes que es la peque√Īa monta√Īita que se encuentra seg√ļn desciendes por el ombligo, atraviesas el vello p√ļbico y llegas a los labios vaginales. Y si no, coge un espejito y observa bien entre tus labios menores. Estar√° m√°s escondido o m√°s visible dependiendo de la vulva que tengas... ¬°Cada vulva es distinta!

Diferentes, pero √ļnicas ūüėć

Si, en tu caso, ya tenéis una laaarga historia de amor; sabrás perfectamente qué hacer juntxs para pasarlo en grande.

Pero no todo el mundo tiene esa suerte. Hay personas que a√ļn est√°n en pleno descubrimiento, a las que les cuesta dar con √©l a la primera. Si entras en esta categor√≠a, d√©jate guiar. Un cunnilingus de 10 necesita punter√≠a ūüėȬ†

La maravillosa diferencia

Todas las vulvas son diferentes. Desde el vello p√ļbico que las rodea, pasando por la longitud y la simetr√≠a (o no) de los labios vaginales, hasta el tama√Īo del cl√≠toris. Incluso se diferencian en el olor y el sabor.

Eso no hace que sean mejores ni peores, ¡simplemente son distintas! Podríamos decir que tienen una personalidad propia y cambiante.

Dependiendo del d√≠a del mes o incluso de la dieta, cambiar√° el olor o el sabor del cunnilingus. ¬°Es lo normal! Solo si el olor es especialmente fuerte o si hay una secreci√≥n ‚Äúextra√Īa‚ÄĚ, habr√° alg√ļn motivo para preocuparse (podr√≠a haber una infecci√≥n).

 

Normalicemos los olores corporales... ¡pueden ser muuuy excitantes! 

Así que… ¡manos (y lengua) a la obra! Para empezar un cunnilingus de 10, relájate y evita las comparativas.

 

Seguridad, siempre

El sexo, adem√°s de divertido y placentero, siempre debe ser seguro.

Para evitar todo tipo de ITS es importante usar alguna medida de protecci√≥n. Existen las barreras de l√°tex o poliuretano, peque√Īos films transparentes que evitan el contacto directo con la boca.

Si no cuentas con una de estas barrera, ¡no pasa nada! Únicamente necesitas un condón. Lo desenrollas y con unas tijeras cortas los extremos (tanto la punta como el final). Te quedará una especie de tubo, que deberás cortar longitudinalmente… ¡y voilà! Podréis disfrutar de un gran sexo oral con total seguridad.

 

 

Mejor si el camino es largo

Recuerda que el cl√≠toris es el √≥rgano m√°s avanzado del cuerpo humano (su principal funci√≥n es dar placer) y que cuenta con numerosas terminaciones nerviosas por mil√≠metro. Para empezar, siempre es preferible no ir directamente ‚Äúal grano‚ÄĚ. Es mejor, y mucho m√°s divertido, hacer un laaargo recorrido.

As√≠ que cogeros palomitas, que va a ser divertido ūüė鬆

Resulta muy excitante empezar por besos en los labios (¡los de la cara!), el cuello e ir descendiendo poco a poco por los senos. También disfrutaréis mucho si los besos y caricias se extienden a las nalgas, a la cara interna de los muslos (una fantástica zona erógena algo olvidada) y os tomáis vuestro tiempo.

El petting (las caricias con la ropa puesta) son una gran manera de iniciar un gran sexo oral. Pod√©is probar a jugar por encima de la ropa e ir estimulando ‚Äúpor capas‚ÄĚ. Recuerda: ¬°cuanta m√°s variedad, mejor! ūüėČ

 

La mejor técnica es no liarse demasiado

En algunas películas (y leyendas urbanas) se fantasea con técnicas secretas y complejas en las que la boca se convierte en una especie de Thermomix. Se habla de trazar líneas con la lengua y de algo así como un código morse rarísimo que activa la pasión… Es mejor no intentar algo así. ¡O al menos hacerlo con algo de sentido!

La excitaci√≥n se consigue de manera constante y progresiva, aunque se pueda ‚Äúhacer jazz‚ÄĚ variando el ritmo, la postura, la presi√≥n‚Ķ Hay melod√≠as para todo el mundo y en la variedad est√° el gusto.

Poquito a poco... y hasta que surja la magia ‚ú®

Lo mejor es empezar con ligeros roces con la lengua y peque√Īos besos, para pasar a usar la lengua como si se estuviera lamiendo un rico helado. Las manos juegan un papel fundamental: una de ellas puede abrir los labios para alcanzar mejor el cl√≠toris ayud√°ndose de los dedos √≠ndice y coraz√≥n, mientras que la otra puede seguir acariciando el resto del cuerpo.¬†

¡Que no sea por falta de estímulos!

Es importante divertirse, pero también estar cómodxs. Si empezamos por un clásico (como la postura del misionero), será más fácil dar placer si la persona que está tumbada se coloca una almohada o un cojín bajo la cadera.

Ahora toca disfrutar, experimentar‚Ķ Poco a poco hay que ir incrementando el ritmo de la lengua. Hay que recordar que el cl√≠toris se extiende debajo de la vulva, alrededor de la vagina. Se puede usar un dedo (o varios) para penetrar y acompa√Īar el movimiento de la lengua. Si se acaricia con un movimiento de ‚ÄúVen aqu√≠‚ÄĚ (como si estuvi√©ramos poniendo comillas), estimularemos la zona G. ¬ŅY por qu√© no combinarlo con alg√ļn juguetito‚Ķ?

¬°No olvidemos las manos, que pueden ser grandes aliadas durante el cunnilingus!

TIP: aunque la técnica más habitual sea la de lamer de arriba abajo, mucha gente lo disfruta a su modo, ¡para gustos los colores! Prueba la estimulación del clítoris de lado a lado, en círculos, variando las presiones…

Si queréis probar algo distinto, te recomendamos un cunnilingus en el que la persona que lo practica está tumbada y la otra sentada encima de su cara. De esta forma, la primera persona puede acariciar las nalgas y atreverse con la penetración de la lengua en la vagina. Esta posición permite que la persona de arriba lleve parte del control sobre el ritmo y la presión.

La sensaci√≥n de poder es fant√°stica‚Ķ Prueba y ya nos dir√°s ūüėä

 

Lo que no te suelen contar en las guías sobre cunnilingus…

  • C√≥digo rojo. ¬ŅSe puede hacer un cunnilingus durante la menstruaci√≥n? S√≠, con cuidado e higiene, se puede‚Ķ ¬°aunque recuerda utilizar una barrera de l√°tex! La sangre menstrual aumenta el riesgo de contraer ITS.
  • De arriba abajo, bien. De abajo arriba‚Ķ no siempre funciona. Si te entran much√≠simas ganas de besar a tu compi de juegos despu√©s de una sesi√≥n de sexo oral, pero no sabes si le va a gustar, ¬°pregunta! ¬ŅC√≥mo? ¬ŅTe importar√≠a que te besara? Me gustar√≠a darte un beso, ¬Ņpuedo?
  • La barba ‚Äúexfoliante‚ÄĚ. Est√° muy bien ser apasionadx y darlo todo; pero el roce no siempre hace el cari√Īo, sobre todo si hay por medio una barba puntiaguda con efecto lija. Si tienes barba, ¬°ve con delicadeza! Un roce de m√°s podr√≠a ocasionar molestias.
  • El camino ‚Äúpeligroso‚ÄĚ. Estimular el cl√≠toris con la lengua y seguir el recorrido hacia el perineo y el ano puede ser muy placentero y sexy, pero el camino inverso puede llevar a una infecci√≥n (por muy higi√©nico que sea todo). ¬ŅRecuerdas las barreras de l√°tex? ¬°Pues eso! ūüėä La flora vaginal es muy, muy delicada.
  • Esa persona que est√° entre tus piernas necesita respirar. A veces, la persona que est√° disfrutando del cunnilingus se olvida de todo, se deja llevar y puede presionar la cara a su compi como si esta fuera un sello. ¬°No ahogues la pasi√≥n! ūüėČ
  • ¬ŅYa hemos llegado? ¬ŅYa hemos llegado? ¬ŅYa hemos llegado? No hay un norma que establezca el tiempo ‚Äúnecesario‚ÄĚ. Depende de lo que nos apetezca y de lo que quiera nuestrx compi de juegos. El orgasmo no es (o no deber√≠a ser) un objetivo en s√≠ mismo. En el fondo son solo unos segundos de placer frente a una laaarga sesi√≥n de pasi√≥n. ¬°Disfrutad!
  • S√≠, tambi√©n cansa. Mover la mand√≠bula, la lengua, mantener un buen ritmo y respirar al mismo tiempo es todo un arte. Si hay que hacer una pausa, se hace. Mejor eso que terminar con la mand√≠bula desencajada‚Ķ ¬°Lo que nos lleva al √ļltimo punto!
...

Y nos despedimos con un √ļltimo consejo: mantener la boca ocupada en otros menesteres no es excusa para hacer una pausa y preguntar. El sexo es algo divertido, ¬°quit√©mosle seriedad y hablemos! M√°s a√ļn con lo sexy que puede ser‚Ķ