La virginidad es un tema muy polémico que genera muchas opiniones como, por ejemplo, a qué edad hacerlo por primera vez, con quién hacerlo, si duele mucho... Es normal que pienses en todo lo relacionado con la virginidad y tengas dudas. Por eso, hoy vamos a poner un poco de luz en el tema.

Qué consideramos tener sexo

Para empezar, debemos tener en cuenta que tener sexo abarca muchas maneras de jugar, no todo el sexo implica penetración. Tener sexo engloba desde mensajes subidos de tono, caricias por las zonas más erógenas (como los pezones, muslos...), petting (sexo con ropa), sexo oral, estimulación de los genitales y hasta donde la imaginación alcance.

El himen en mi primera vez

Cuando hablamos de “perder la virginidad” probablemente pensemos en un himen rompiéndose. Pero, no es así.

¿Qué es el himen?

El himen es una membrana pequeña y fina que se encuentra en la entrada de la vagina y puede ser más o menos flexible. Generalmente tiene forma de media luna, pero también puede tener diferentes conformaciones.

En algunas ocasiones puede ser que se rompa teniendo relaciones con penetración, pero hoy en día es cada vez menos frecuente. De hecho, puede que ya se te haya roto practicando deporte o en alguna otra actividad no relacionada con el sexo. No tiene nada que ver con el hecho de haber tenido relaciones penetrativas previas.

En tu primera relación con penetración puede ser que sangres un poco por la rotura del himen o bien por la fricción por primera vez en una zona tan sensible. Para evitar sentir molestias, puedes recurrir al lubricante que, con sus propiedades estimulantes, conseguirá dilatar tu zona casi sin darte cuenta y así facilitar la penetración.

Lubricantes de sabores

Lubricante de base de agua con sabor a frutas exóticas

 

Así que no tienes por qué preocuparte. Es más, puede que ni sangres: un 44% de las mujeres y personas con vagina no sangran en esta ocasión.

Algunos consejos para tu primera vez

Pero lo que sí es verdad es que esa “primera vez” en la cual decidimos tener un primer contacto sexual, más subido de tono, puede ser un poco difícil. Así que te damos unos consejos para no morir en el intento:

1. Tienes que estar muy segur@ de que quieres hacerlo y de hacerlo con una persona que te guste y que te transmita confianza. Aunque no sea 100% necesario, hacerlo con alguien de confianza aportará un plus que agradecerás en ese momento y te ayudará a relajarte.

2. Los actos sexuales previos al coito (que solemos erróneamente llamar “preliminares”) son necesarios y nunca están demás. Conocer el cuerpo de la otra persona, además de ser divertido y agradable, es importante para que la práctica sexual sea placentera. Disfrutar es indispensable, sin objetivos ni metas. Simplemente relájate y disfruta.

3. Nada de olvidaros de la protección: usad preservativo y/o barreras de látex. Además de no hacerte ninguna gracia, empezar tu vida sexual con un susto puede generarte rechazo o miedo en tus próximas relaciones. ¡Cuida de tu sexualidad, porque solo de esta forma podrás disfrutar 100% del sexo!

Preservativos para orgasmos simultáneos

Preservativos multitexturizados para orgasmos simultáneos

 

4. Comunicaros: no os sintáis obligad@s a nada y que no te obliguen a nada. Decir en voz alta por dónde sí te gusta y por dónde no es lo mejor que puedes hacer para que amb@s tengáis un buen recuerdo de este momento. ¿No es ese el objetivo del sexo? 

5. Si no te está gustando, debes parar. Como ya has leído, que la primera vez duela un poco puede ser normal. Pero es fundamental saber cuándo este dolor se convierte en desagrado y, si es así, pararlo. Igual que tú no obligas a tu pareja sexual a hacer nada que no le guste, tú tampoco debes someterte a nada. ¡Consenso ante todo!

6. No será tan maravilloso como en las películas románticas: como todo en la vida, esto también lleva su tiempo: tiene un aprendizaje y raramente la primera vez es como te esperabas (ni la segunda, ni la tercera). Es totalmente lógico y normal que los nervios y el pudor sean los protagonistas de esta primera ocasión: no seas impaciente, que lo bueno viene poco a poco. Ten en cuenta que en el sexo, la práctica y la comunicación son la clave. 

...

 

Y esto es todo. Como ves, no es tan difícil. Lo más importante es que no te pongas demasiada presión en este tema y que comuniques con tu pareja sexual para que disfrutéis de vuestros encuentros sexuales en total seguridad.

¡Esperamos que te haya gustado mucho y que te haya servido!